Metodología presupuestal en México. Evolución en el sector público: 1997-2018.

<<Ninguna sociedad puede prosperar y ser feliz si en ella la mayor parte de los miembros es pobre y desdichado…>> 

Adam Smith (1723-1790) Filósofo y economista escocés.
  1. INTRODUCCIÓN

Desde que, en 1997, se inauguró la etapa de “gobierno dividido” en México; la lógica de la negociación del presupuesto ha sido primordialmente política, los criterios técnicos siempre han sido escasos. Y si bien, por un lado, esto tiene que ver con la poca preparación técnica y conceptual en materia presupuestaria que tienen los miembros en cargados, por parte del legislativo, de evaluar y entender la complejidad e implicaciones políticas y sociales del presupuesto; por otro, es importante recalcar que la tendencia a politizar el fenómeno del presupuesto se da simple y sencillamente por la falta de conciencia de que a pesar de que el 90 por ciento del presupuesto ya se encuentra “comprometido”, esto no significa que  el resto fuera inamovible; es decir, que el debate político siempre gira en torno al 10% del total del gasto, cuando ni siquiera se ha logrado entender y evaluar si el resto, el 90%, de verdad está bien implementado, bien dirigido o sin está teniéndolos resultados esperados. Además, el fantasma del clientelismo presupuestario es un fenómeno permanente; un ejemplo de ello son todos los mecanismos jurídicos e institucionales con los que cuenta la Secretaria de Hacienda para “recuperar” y “redistribuir” recursos a proyectos o programas de corte clientelar.

  1. DESARROLLO

El presupuesto. 

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) es el documento que establece destinos, montos y tipos de gasto en los cuales incurrirá el gobierno federal, entre el 1º de enero y el 31 de diciembre, para cumplir sus funciones. Por sus efectos e implicaciones en la economía nacional, es el instrumento de política pública con mayor relevancia en la vida pública del país. Para fines analíticos, puede estudiarse desde cuatro dimensiones: la programática, la administrativa, la funcional y la económica.

Desde el punto de vista programático se busca analizar el gasto bajo dos categorías: el gasto programable y el no programable. Uno corresponde a la totalidad de los recursos utilizados para la ejecución de programas y planes asociados a la provisión de bienes y servicios públicos; y el otro, es el gasto de carácter general que deriva del cumplimiento de obligaciones legales o del Decreto del PEF. Administrativamente pueden ubicarse las dependencias y organismos que intervienen en el diseño, la implementación de todo el proceso presupuestario; entre ellos están: las secretarías de Estado que pertenecen a la Administración Pública Centralizada; los poderes judicial y legislativo; los órganos autónomos; los ramos generales y, el gasto de las entidades paraestatales de control presupuestal directo como CFE y PEMEX. Desde la perspectiva económica, el gasto puede dividirse en gasto corriente y  gasto de capital: el primero refiere a las erogaciones que constituyen un acto de consumo y permiten operar al aparato gubernamental pero que no incrementa los activos de la Hacienda Pública Federal; el gasto de capital, por su parte, sí se traduce en un aumento de los activos fijos del sector público. Desde el punto de vista funcional el análisis se fragmenta en tres rubros: las funciones de gobierno, el desarrollo económico y el desarrollo social. Respectivamente, estos tres rubros han representado el 10%, 31% y 58% de la totalidad del gasto en el periodo estudiado.

En este mismo periodo, 1997-2018, el presupuesto de egresos pasó de 2 billones 633 mil millones a 5 billones 279 mil millones de pesos; es decir, que, año con año, el presupuesto tuvo un crecimiento real anual promedio de 3.45 por ciento. El gasto público en México como porcentaje del PIB, que es de 21.6 por ciento; también se encuentra por debajo del promedio de los países de la OCDE, que es de 28 por ciento; y muy por debajo de los países europeos que en los que el gasto representa un 35 por ciento del total. Esta diferencia tiene que ver, principalmente, con la diferencia en el nivel de ingresos en cada uno de los países referidos.

El presupuesto basado en resultado, PbR.

Con el Presupuesto basado en Resultados (PbR) se pretende dotar al gobierno de un instrumento que le permita priorizar y gestionar el erario de tal manera que sea asignado a aquellos programas que más benefician a la población. Por otro lado, la evaluación ayuda a identificar errores o áreas de oportunidad que permitan corregir u optimizar el desempeño tanto de individuos como de las organizaciones en su conjunto. Al final del día, lo que se busca es generar las condiciones sociales, económicas y ambientales que permitan el desarrollo nacional sustentable. El Instituto Mexicano para la Competitividad A.C recomienda ocho tipos de evaluación para los programas a nivel federal: evaluación de consistencia y resultados, evaluación de diseño, evaluación de impacto, evaluación de procesos, evaluación específica del desempeño, evaluación de indicadores, evaluaciones complementarias y evaluación estratégica.

  1. CONCLUSIONES

Los esfuerzos por instaurar el PbR, a través de sistemas de presupuestación y de gestión sustentados en el desempeño, buscan promover una mayor eficiencia, calidad y transparencia en el ejercicio del gasto. Sin embargo, y a pesar de haberse llevado a cabo reformas al marco normativo para reducir la discrecionalidad con la que estos recursos federales son asignados; aún existen mecanismos institucionales que lo posibilitan. Por otro lado, debe trabajarse en incentivos adecuados para que los estados implementen mejoras en sus sistemas de recaudación y de gestión local. Además, es importante evaluar el impacto que ha tenido el pluralismo durante el proceso de la negociación política del PEF; aprender de los errores y enfrentar el futuro mejor preparados.

  1. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CCPM. Colegio de Contadores Públicos de México. 2013. Boletín de Investigación de la Comisión de Desarrollo Contabilidad y Auditoría Gubernamental: Evaluación del desempeño gubernamental. México: Colegio de contadora Públicos de México. 

IMC. Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. 2012. ¿Dónde quedó la bolita? Del federalismo de la recriminación al federalismo de la eficacia. México: Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. 

Ugalde, Luis Carlos (2018). La negociación política del presupuesto: 1997-2018. El impacto sobre la composición y ejecución del gasto público en México. México 2018. www.integralia.com.mx

  1. MARCO LEGAL
  • Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
  • Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.
  • Presupuesto de Egresos para la Federación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s