¿Cuáles son las principales retos de los gobiernos contemporáneos? La crisis democrática y el auge tecnológico.

<<La pregunta no es “¿qué queremos saber de la gente?”, sino “¿qué desea contarnos la gente de sí misma?”…>>

Mark Zuckerberg (1984-) Fundador y CEO de Facebook.

  1. INTRODUCCIÓN

Para Julio Seoane (1989), psicólogo social, los conceptos de sociedad postindustrial, sociedad de la información, sociedad postmoderna, sociedad tecnotrónica, etc…son solo el reflejo de la ignorancia que tenemos sobre la verdadera naturaleza de los fenómenos políticos actuales. La complejidad de los mismos hacen de los estudios unilaterales esfuerzos básicamente anticuados para entender la realidad social; para él, las técnicas de análisis aún no esta preparadas para tratar, simultáneamente, con diferentes planos esta. Sin embargo, una de las características fundamentales y que no puede negarse como distintiva de una sociedad postindustrial es la amplia valoración que se tiene en este tipo sociedades al sistema democrático; todas lo dan por hecho como su sistema político obligado. Es por esto el estudio de la participación ciudadana es uno de los problemas concretos más relevantes en un contexto con tales características. En síntesis, y en palabras del mismo Seoane (1989. p. 90): democracia, sociedad postindustrial y participación política son tres elementos de una ecuación temporal sobre la que no existen hasta ahora soluciones algorítmicas. 

En la sociedad postindustrial el conocimiento teórico por considerarlo como una fuente de innovación y un factor fundamental para la reformulación política de la sociedad. Es por ello que en este ensayo pretende ver cuál es el impacto que ha tenido el desarrollo de las tecnologías de información en las dinámicas de participación política y como es que se han trasformado en este contexto hiperconectado. En las últimas décadas, el desarrollo de las tecnologías electrónicas digitales ha gestado un impacto digno de análisis en la vida humana. Esto, aunado al desarrollo e implementación de las tecnologías de información y comunicación (TIC) en el modo de producción económico, ha descentralizado los  procesos de intercambio de información, lo cual ha generado la llamada “revolución digital” y/o la “era de la información”.

  1. DESARROLLO

Gobernanza: un nuevo paradigma de gobierno.

“¿Poseen los gobiernos la capacidad de conducir a sus países o comunidades hacia algún futuro de seguridad, equidad y prosperidad…?” Es la pregunta que se hace Luis Aguilar (2011, p. 6) acerca del papel que juegan hoy los gobiernos en este nuevo contexto. Independientemente a su respuesta; yo sostendría que ya no es así. Como el mismo Aguilar señala, basta con observar el problema no resuelto de la pobreza, el de la inseguridad, la corrupción, el mal diseño e implementación de políticas públicas, las crisis financieras y económicas, las crisis fiscales, el poco desarrollo social y toda una la serie de condiciones negativas que bastarían para concluir que el Estado atraviesa por una crisis de gobernabilidad y , por en de, de legitimidad. Sin embargo, “el problema ya no es la legitimidad política del gobernante sino el rendimiento social de sus decisiones y acciones, su capacidad y eficacia para resolver los problemas sociales y crear futuros sociales de valía general.” (Aguilar, 2011) 

El sujeto de gobierno debiera poseer, además de capacidades las políticas inherentes, las habilidades técnicas, analíticas, gerenciales, teóricas, tecnológicas, financieras…suficientes para conducir a buen puerto el destino colectivo; por ende, la atención ahora no está centrada en el Sujeto de Gobierno; por el contrario, ahora está enfocada el Proceso de Gobierno, la Gobernabilidad y a este nuevo paradigma que se conoce como Gobernanza. Según Aguilar (2011, p. 13):

“Lo que la creciente configuración interorganizacional de las políticas, programas y prestación de servicios mostraba era que el gobierno había dejado de ser el centro de la dirección de la sociedad y que numerosas entidades públicas y actores privados, gubernamentalmente independientes, participaban en la elaboración y ejecución de las políticas públicas. El gobierno interorganizacional evidenciaba dos cosas. Por un lado, mostraba las limitaciones del gobernar tradicional, sustentado en el control jerárquico de un gobierno central que actuaba con su maquinaria burocrática y, por el otro lado, dejaba ver que estaba en formación un nuevo estilo de gobierno y administración, más descentralizado e interdependiente, que tenía problemas de organización y dirección. En efecto, la presencia de numerosos actores con diferentes ideas, intereses y recursos en las acciones de gobierno no incrementa de suyo la eficacia directiva si no hay coordinación y cooperación y éstas son inestables, parciales e imprevisibles. En suma, mientras el gobernar jerárquico y unitario ha dejado de operar con eficacia, el gobernar interorganizacional, que es el modo como los gobiernos están dirigiendo y administrando, no logra aún definir y estabilizar su mecanismo de dirección que no puede ser más que el de la coordinación (en vez de subordinación) de las diferentes organizaciones públicas, privadas y sociales, participantes en el proceso de gobierno.”

Según Aguilarc(2011), podría considerarse al concepto de Gobernanza como un concepto postgubernamental al referirse a esta nueva relación entre gobierno y sociedad; el paso de un centro de gobierno a un sistema de gobierno.  

Las tecnologías de la información y la participación política.

Las tecnologías de la información y comunicación son herramientas digitales para el procesamiento, almacenamiento y transmisión digital de la información. Incluye a las computadoras y los dispositivos personales, así como también los medios de comunicación tradicionales tales como el teléfono, la radio o la televisión. Aunado a esto, y gracias al avance de la electrónica, se ha logrado desarrollar tecnologías digitales que permiten almacenar, obtener y transmitir la información de una forma aún más rápida y eficiente. Las TIC, al hacer referencia a los procesos de almacenamiento, procesamiento y transmisión digital, se establecen en un sistema integrado por la informática y las telecomunicaciones ancladas en una red global.

La red global es una plataforma indispensable en el uso y desarrollo de las TIC destacada por el número de usuarios “la red global, más ampliamente conocida como internet, es una red que vincula ordenadores coordinados a través del protocolo World Wide Web o por sus siglas en inglés www. Este servicio dentro de la internet permite la consulta remota de información contenida en archivo de formatos determinados como “hipertext”. (Ballinas, 2011). 

La influencia de los medios digitales esta correlacionada con al aumento de los usuarios de internet. De acuerdo con International Telecommucations Union (ITU, 2009) existen casi cinco mil millones de personas con acceso a por lo menos un tipo de tecnología de la información, aproximadamente 4.6 mil millones son suscriptores a algún sistema de telefonía fija o móvil —lo cual representa casi dos tercios de la población del planeta—. Por su parte, de acuerdo con Freedom House, el total de usuarios de internet es aproximadamente de dos mil millones.

No cabe duda de que hoy en día, la vida económica y social está permeada por dichas tecnologías; con ello se propicia una transformación social en la cual la esfera política se verá afectada. Menciona Ballinas (2011, p. 19): 

“De hecho, ya es común afirmar que sus efectos y alcances sobrepasan los propios marcos de la información y la comunicación, y puede traer aparejadas modificaciones en las estructuras política, social, económica, laboral y jurídica debido a que hacen posible obtener, almacenar, procesar, manipular y distribuir con rapidez la información.”

Lo que acontece es que, en cuanto a la participación política, la manifestación de las TIC ha gestado cambios en la movilización de la opinión pública, la actuación de los medios de comunicación y el papel de todos los actores políticos… Las candidaturas buscan influir en la participación política o la movilización de simpatizantes políticos. (Lupia y Philpot, 2005). Algunos autores afirman que estas tecnologías pueden favorecer la obtención de recursos, estímulos y actitudes importantes para la actividad política: 

“…Siguiendo este argumento, las nuevas tecnologías permiten un rápido acceso a la información política, lo que debería acercar a la población a este ámbito y a sus representantes, y también permiten nuevas actividades de participación política previamente inexistentes en el consumo de información política, el intercambio de opiniones, y la recepción y envío de estímulos movilizadores. En suma, las TIC permiten una conexión entre gobernados y distintas estancias públicas y gubernamentales. (Lupia y Philpot, 2005, )

Se puede distinguir que las TIC son herramientas para la participación política lo que incluye a la participación ciudadana mediante la captura de voto electoral obligando a los partidos a incorporarse a las tecnologías digitales, así en la medida que crece el acceso a internet los políticos y partidos adaptan sus campañas a las redes sociales, plataformas como YouTube y anuncios en la web. Las TIC son un medio efectivo, económico y poderoso para que los políticos puedan llevar su oferta política a los usuarios de estas tecnologías. 

La participación ciudadana compete diversas formas de expresión social, así como prácticas a través de las cuales se generan alternativas que inciden en la gestión de toma de decisiones en materia política dentro del contexto de un modelo democrático. Es decir, la participación ciudadana se refiere a la intervención de los individuos o de los grupos de la sociedad en las actividades públicas y en representación de sus intereses particulares. 

Entendiese a la participación ciudadana como: “…la intervención organizada de ciudadanos individuales o de organizaciones sociales y civiles en los asuntos públicos, que se lleva a cabo en espacios y condiciones definidas, esto es, en interfaces socioestatales que pueden o no estar definidas por la ley y que permiten el desarrollo de una capacidad relativa de decisión en materia de políticas públicas, control de la gestión gubernamental y/o evaluación de las políticas públicas a través de diversas formas de contraloría ciudadana” (Olvera, 2007, p. 26-27). 

La participación ciudadana implica la construcción de espacios y mecanismos de articulación entre las instituciones políticas y los diversos actores sociales mediante la creación de instrumentos y procedimientos puestos a disposición de los ciudadanos y grupos de la sociedad para facilitar su intervención en los asuntos públicos. Las TIC en los procesos de participación ciudadana han permitido un acercamiento entre ciudadanos y gobierno gracias al gran incremento de los smartphones y el uso casi generalizado de las redes sociales. A través de estas plataformas han surgido nuevos espacios de debate que fomentan la participación ciudadana, por ende, involucran al individuo en la toma de decisiones. “Disfrutaremos de gobiernos abiertos, en los que la implicación ciudadana en asuntos de interés público estará a la orden del día”. Una opinión compartida por un grupo de expertos en tecnología reunidos en World Cities Summit 2014, donde expresaron como la proliferación de la como la proliferación de la tecnología móvil y de las numerosas aplicaciones que se ponen en marcha está permitiendo crear ciudades más eficientes y mejor conectadas. Sin embargo, para generar soluciones sostenibles, los planificadores de estas ciudades “deben dar prioridad a la participación ciudadana y a un liderazgo fuerte”. 

Hoy día cada vez surgen más herramientas y plataformas web a nivel mundial cuyo objetivo es fomentar precisamente esa participación del ciudadano y convertirse en referente de un gobierno abierto. Sin embargo, en México, gran parte de los mexicanos aún no tiene acceso a estas plataformas. Por ejemplo, la plataforma web arreglacamille.com que sirve para ayudar a corporaciones municipales a gestionar las incidencias de su ciudad o municipio a través de la participación de los ciudadanos; mejoratuciudad.org, una plataforma de comunicación entre ciudadanos y ayuntamientos, que se enmarca en las. soluciones Smart City, y que se basa en los pilares básicos del gobierno abierto. 

El caso de Cambridge Analytica.

Por otro lado, casos como el de Cambridge Analytica reflejan el avance que han tenido las organizaciones privadas en el uso, manejo e interpretación de los datos con finalidades políticas especificas. Se acusó a esta consultora privada de utilizar publicidad dirigida y engañosa con el fin de influir psicológicamente a los electores estadounidenses y orientar de voto hacia el partido republicano; con una estrategia mediática bastante exitosa, esta elección es la que pondría en la silla presidencial al empresario y millonario Donald Trump. 

Sin embargo, Cambridge Analytica también podría echarse a la bolsa la victoria lograda en el referéndum ingles que evaluaba la posibilidad de dejar la Unión Europea (campaña conocida como Leave.EU). Y por si fuera poco, estos dos casos no serían aislados; Cambridge Analytica tuvo influencia en muchos procesos electorales alrededor del mundo entre 2013 y 2018. La cuestión aquí no es si existen empresas con el conocimiento suficiente para procesar y analizar datos para convertirlos en información útil para la toma de decisiones; sino que, en este caso en particular, se utilizaron los datos para influir y manipular psicológicamente a los electores—lo que implica una violación a los derechos humanos— y que además; se realizó con información obtenida de manera ilegal de parte de Facebook. De tal forma que, este caso es el reflejo de que un avance tecnológico puede convertirse también en una herramienta o arma que puede ser utilizada en detrimento del avance democrático y  de los derechos humanos.

  1. Conclusiones

Las dificultades a las que se ha enfrentado esta investigación reflejan el poco interés que ha tenido la academia en medir, cuantitativa y cualitativamente, los efectos que han tenido los avances tecnológicos en los procesos políticos y sociológicos; y viceversa. Ahora, es indudable que las nuevas tecnologías han transformado de manera significativa la forma de interactuar de los individuos — entre ellos mismos y con sus instituciones— y que, por lo tanto, no es un tema que debe dejarse de lado. Además, es pertinente resaltar la importancia que debe tener para los investigadores el hecho de saber anticiparse a los fenómenos que podrían trasformar sus objetos de estudio; esto, volteando la mirada a otras ciencias que, directa o indirectamente, influyen en la propia. 

La tecnología per se no es ni buena ni mala. Sin embrago, hoy estamos conscientes de los beneficios así de cómo de los riesgos potenciales que surgen a partir del uso generalizado de las mismas. Un elemento fundamental a considerar, y del cual nos debemos blindar, es la ignorancia; ignorancia que se tiene sobre cómo funcionan estas tecnologías y la posición de vulnerabilidad en la que se deja a los usuarios de dichas tecnologías; vulnerabilidad que siempre puede ser aprovechada por personas u organizaciones para obtener un beneficio propio en   perjuicio de individuos y o la sociedad en general.

  1. Referencia Bibliográficas 

Aguilar, L.F. (2010) Gobernanza: el nuevo proceso de gobernar. México: Fundación Friedrich Naumann para la Libertad.

Ballinas, C. (2011) Participación política y las nuevas tecnologías de información y comunicación. México: Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación

Castells, M. (1999). La era de la información. Economía sociedad y cultura. Vol II: El poder de la identidad. México: Siglo XXI Editores 

CTA, Consumer Technology Association. (2016) Five technology trends to watch. USA: Consumer Technology Association.

Deloitte. (2018) Cognitive technologies: A technical primer. USA: Deloitte Insights.

Gardner. (2019) Top 10 Strategic Technology Trends for 2019. USA: Gardner.

Gardner. (2020) Top 10 Strategic Technology Trends for 2020. USA: Gardner.

Hevia, Felipe y Isunza, Ernesto. (2010) La perspectiva de interfaz aplicada a las relaciones sociedad civil-Estado en México. Brasil: IPEA

ITU, International Telecommunications Union. (2009) The World in 2009: ICT Facts and Figures. París: International Telecommunications Union.

Lupia, A. y T. S. Philpot. (2005) Views from the Inside the net: how Websites affect young adults’ political Interest. UK: Cambridge University Press, The Journal of Politics.

Néstor Vargas S. Alejandro Galván G. (2014) La participación ciudadana en la ciudad de México: panorama, retos y perspectivas. México: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas. 

Olvera, A. (2009) La participación ciudadana y sus retos en México. México: UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas.

SAP, Secretaria de Asuntos Públicos. (2014) Tecnologías aplicas al ciclo electoral. México: Departamento de la Cooperación y Observación Electoral.

Seoane, J. (1989) Sociedad Postindustrial y formas de participación política. España: Universidad de Valencia, Departamento de Psicología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s