Sobre la muerte…y la esperanza.

“Lo único que nos separa de la muerte

es el tiempo”. Ernest Hemingway

La negación de la muerte para afirmar un retorno eterno que condena al individuo a repetir por siempre todas y cada una de las vivencias que ha acumulado, se presenta como un dilema existencial que va más allá de un acontecimiento que preserva o le pone fin a la vida. Nietzsche da la pauta para reflexionar acerca de la manera en que vive el ser humano, para reflexionar acerca de sus motivos, de sus aspiraciones…

Si el ser humano suprime la posibilidad de trascender, si no encuentra un porqué y lo único que queda es lo dulce o amarga que puede ser la existencia; todas las acciones y actitudes se tornan válidas, se rompe la brecha entre lo bueno y lo malo, la ética termina volviéndose obsoleta. En ese escenario, de lo que se trata la vida es de aprovechar el momento, de vivir dentro de las posibilidades y, por lo tanto, de vivir sin rumbo ni esperanza.

Cuando no hay esperanza, el hombre teme a la muerte, teme a la nada, teme de sí mismo. Sin embrago, la conciencia que genera aceptar a la muerte como parte innegable de la vida le abre también la posibilidad de sentirse pleno y feliz, de encontrarle -o mejor dicho, de darle- un motivo y un sentido a lo que se le presenta y, además, lo vuelve consciente de que no está solo, de la responsabilidad que tiene como perteneciente a una comunidad, a un mundo: solo así se anula el egoísmo.

El egoísmo ha fracturado los vínculos sociales, ha imposibilitado las relaciones autenticas y perdurables. En su lugar, el vínculo afectivo se subordina a los simples y efímeros beneficios cuantitativos que puede dejar o se pueden conseguir por dicha relación. Estas relaciones se degradan al nivel de una simple transacción financiera, a un mutuo acuerdo de ganancias calculables.

Es ahora que sale a flote la importancia de mantener la esperanza, de mantener la fe. No debe olvidarse que se esta ligado a las siguientes generaciones por las consecuencias de las acciones presentes y que la factura será liquidada en un futuro aparentemente lejano que no lo es tanto.

No solo debe preguntarse el individuo si sería una bendición o una condena el eterno retorno; este dilema debe ser llevado a un siguiente nivel. Si se despertara una conciencia universal y pudiera reflexionar sobre si… ¿la humanidad entera estaría dispuesta a vivir una y otra vez de la forma en que lo ha hecho hasta hoy? ¿se sentiría orgullosa de sus logros? ¿se sentiría motivada? Acaso, ¿Avergonzada?

Lo más probable es que no se encuentre una respuesta certera pero de lo que se puede estar seguro es que la muerte es un hecho que no se puede negar o evitar. Martín Heidegger decía que el hombre es un ser para la muerte y, partiendo de ello, no hay otra alternativa que vivir plenamente el tiempo que separa este momento de aquel (el momento de la muerte) que, por si fuera poco, es incierto. No hay más alternativa que vivirlo con una existencia autentica y feliz pero, a la vez, consciente de lo que viene, de nuestro papel dentro del devenir histórico como sociedad y como humanidad.

Este escrito es un exhorto a romper por un momento con la vida acelerada, con las tareas aparentemente interminables, con el estrés y la presión para abrir paso a la reflexión y al pensamiento, a hacer un juicio sobre si mismos que determine la manera en que se realmente desea vivir, que determine la manera en que se a partir de hoy uno se relacione con el entorno y los que se encuentran en él, mas sin antes haber actuado de la misma forma consigo mismos. Es un exhorto a vivir con pasión y entrega en todos los sentidos y aspectos de la vida, a dar sin esperar recibir nada a cambio, a sonreír, a reír, a llorar, a gritar, a bailar, a amar…

¡Este escrito no es más que un exhorto a VIVIR!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s